Rastreaviajes –
India, el camino de la vida

VN:F [1.9.13_1145]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
Como suelo hacer una vez al mes os acerco a algún rincón de los que he visitado para mostraros pequeños rincones que nuestro planeta esconde de una forma mágica.
Albert Rigat (El Rastreador)
Escaparatista en Primark y ex-alumno de Ártidi
Alma creativa, viajero de la vida, polifacético, amante de los retos y aventuras, de energía inagotable, la palabra aburrimiento no existe en mi vocabulario.

Como suelo hacer una vez al mes os acerco a algún rincón de los que he visitado para mostraros pequeños rincones que nuestro planeta esconde de una forma mágica.

Categoría: El Rastreador

Hoy aparte de mostraros os contaré y compartiré un rincón especial que tengo en una región perdida de la India.

india 1 el rastreador

Categoría: El Rastreador

Hoy aparte de mostraros os contaré y compartiré un rincón especial que tengo en una región perdida de la India.

india 1 el rastreador

No hablaré hoy de la India como país ya que me daría para muchísimos posts. Pensad que he pasado unos 10 meses allí en 3 diferentes viajes y conozco muchas caras diferentes de la misma tierra. Cada región tiene su carisma, sus costumbres, sus vestimentas y colores, su arquitectura y aunque hay prácticamente una religión común la India cambia mucho de una punta a otra.

india 2 el rastreador

Durante mi primer viaje por allí en el 2006 me pasaron muchas cosas, entre ellas el fallecimiento de mi madre que me pilló por sorpresa en la región budista de Dharamsala, situada a los pies del Himalaya, después de conocer al Lama Karmapa. También enfermé dos veces de forma muy fuerte que me hicieron experimentar con el miedo, la soledad y la deshidratación. Aparte de estas pruebas me tocaron superar algunas mas.

india 4 el rastreador

India es un país que apasiona o repele. No he encontrado nunca un punto medio. Es mas, cuando alguien me pregunta si iría o no por unas cortas vacaciones siempre respondo lo mismo: NO. Antes recomiendo un destino más agradable como Tailandia que resulta dentro de lo que cabe más llevadero para ser un primer contacto con Asia.

india 5 el rastreador

Creo que la llamada de “la India” tiene que nacer de dentro de uno mismo, si es así, hay que ir. De no ser así mejor evitarlo porque aunque es un país lleno de belleza hasta que uno descubre lo que hay más allá del primer contacto al llegar, hace falta tiempo…semanas.

india 6 el rastreador

Yo tardé un par de meses en habituarme a todo, no me fue fácil y muchos días me preguntaba que es lo que yo hacía allí. No lo terminaba de entender. Perseguía una señal que me vino en mi primer viaje por Tailandia en el 2005 y una vez llevada a cabo no le encontraba el sentido.

india 7 el rastreador

Ahora, años después, he entendido porque tuve que ir y todo lo que tuve que vivir. Me ha enseñado a forjarme y ser el que soy ahora.
 
Pués al regresar a India después de un break de dos meses debido a la muerte de mi madre (que me hizo regresar a Barcelona justo al segundo mes de viaje de mi año sabático) conocí en la región de Orissa, en la playa del pueblo pesquero Puri, a Michael.

india 8 el rastreador

Michael fue en su momento la persona que me hizo entender lo que es el amor universal y el amar sin esperar nada a cambio. Han sido de esas personas con las que me crucé y compartí dos días de mi vida pero esos dos días cambiaron el rumbo de mis siguientes años. Es mas, entendí que si no lo volvía a ver nunca mas en esta vida daba gracias a la vida por haberme regalado esos dos días tan llenos de magia. Entendí lo que es amor espiritual. Una historia ligeramente parecida a la de los puentes de Madison…pero sin la parte carnal.

india 9 el rastreador

Todo sucedió por casualidad o causalidad, coincidimos en un desayuno mientras yo desayunaba junto a mis amigos de viaje Jordi y Carolina y él estaba casualmente con otro español. Después de una amena conversación nos alejamos a la playa y allí me contó un poco su vida. Como había llegado a India y los proyectos que había creado marcados por su destino.

india 10 el rastreador

Me flipó tanto su historia que en cierta manera entendí las señales que yo sentía dentro. Entendí que yo no estaba “tan loco” de haberme lanzado a una piscina desconocida buscando no se que.

india 11 el rastreador

Él me invitó a uno de sus proyectos perdidos por el interior de la región de Orissa. Cabe decir que es una región muy pobre ya que vive solo del cultivo de arroz y eso hace que sea de las zonas más rurales de todo el país y menos desarrollada. A mis ojos toda esa pobreza la viví como absoluta belleza. Recuerdo que durante las 2h que tardamos en recorrer 30km me dejé embriagar por un paisaje que me recodaba a los pesebres que de pequeño construía con mis padres. Casas de paja y adobe, vacas pastando, mujeres cargando cestos en la cabeza, muchas palmeras, carreteras de barro llenas de baches y un infinito paisaje sin edificación ni señal del siglo XX.

india 12 el rastreador

Llegué al hospital, que cubre las necesidades mínimas de las villas del interior de la región, totalmente en éxtasis. No me había sentido con tal conexión con el universo en mi vida. Estaba en un sitio remoto el cuál ninguna guía hablaba de ello y ese sitio estaba lleno de vida y paz y yo el ganador afortunado del destino por estar allí de forma inesperada.

india 13 el rastreador

Enfrente del hospital, a unos 500m una escuela llena de niños y niñas con uniforme me recibía con un montón de sonrisas curiosas.
 
Y allí estaba Michael, como un Dios para todos, sonriendo, hablando el idioma local y transmitiendo bondad y paz por todos los poros.

india 14 el rastreador

Durante mi primer viaje de mochilero tuve la necesidad de moverme y no estar quieto más de un mes en ningún sitio. Después de la muerte de mi madre no barajaba para nada quedarme aislado en un sitio remoto pensando 24h 7 días a la semana que le podría estar sucediendo a mi abuela. Era incapaz de aislarme y vivir atormentado por ese pensamiento. No había superado el shock de la muerte reciente de mi madre y ya me estaba planteando una muerte de la última persona de mi familia que quedaba con vida (aparte de mi hermano).

india 15 el rastreador

Así que no pasé más de 2 días en ese hospital observando la vida diaria de sus gentes y charlando con Michael. Pero ese día pedí regresar tarde o temprano a este lugar y poder pasar más tiempo.
 
Nos dijimos adiós y ese fue el principio de lo que pasó años después.

india 16 el rastreador

En el 2009 falleció mi abuela y gracias a una doctora seguidora de mi blog, Marta, esta entabló relaciones con Michael para llevar a cabo un programa para impartir clases de primeros auxilios a la gente de las villas cercanas al hospital. Se me había presentado la oportunidad de regresar a ese sitio tan mágico en un momento en el cuál no estaba inquieto por moverme sino por estar quieto y alejarme de Barcelona. Así que volví a dejar el trabajo, cogí mochila y me aislé literalmente en la nada. Por un lado con la necesidad de recuperarme del duro año que pasé cuidando de mi abuela hasta que falleció y por otro lado la necesidad de regresar a un rincón que llevaba guardado en el corazón de una forma tan especial.

india 17 el rastreador

Para cuando llegué Michael se había ido, 3 años de espera para vernos y por unos días no fue posible.
 
Durante los 3 meses que pasé allí nunca llegamos a coincidir, justo cuando yo me fui a los dos días se presentó por sorpresa.

india 18 el rastreador

Fueron 3 meses viviendo en el campo, observando como cultivaban el arroz, viendo crecer el arroz y pasar por todos los tonos de verde existentes posibles para terminar amarillento y apilado un grandes montañas.
 
Os dejo con este vídeo explorando con las bicis la zona

Comíamos lo que nos daban y el menú se resumía a patatas con coliflor, patatas con verdura y patatas con algo más, siempre acompañado de arroz. Me costó acostumbrarme a los desayunos escasos y a tener que esperar que hasta que la vaca no daba leche no teníamos el primer te de la mañana. El agua de ducha venía del depósito y la ducha estaba medio al aire libre, si no te duchabas con el solecito te congelabas. Eso si, de gusto viendo esas vistas infinitas.

india 19 el rastreador

La luz iba y venía, al caer la noche aparecían toda la fauna de bichos posibles y muchos de ellos terminaban en el plato de la cena achicharrados por la bombilla de la mesa del comedor (al aire libre). De día esta mesa era invadida por los cuervos al acecho de cualquier trozo de comida. Incluso una vez se coló una serpiente en el hospital.

De vivir en Gracia a vivir aquí fue un poco duro al principio. Me gustaba pero había momentos que me costaba. No tenía conexión con el mundo exterior, no teléfono, no Internet y solo me podía comunicar con el lenguaje corporal y el de las sonrisas.

Teníamos a Manu que nos iba haciendo de traductor, sobretodo en las clases de primeros auxilios ya que no sé quién alucinaba más, si nosotros al ver la cara de alucinados de ellos o ellos viendo a dos extraterrestres de otro país allí en esas tierras.

india 20 el rastreador

Las clases eran amenas, duraban unas dos horas y les explicábamos como solventar pequeños accidentes para evitar que se convirtieran en graves rumbo al hospital, como por ejemplo, como actuar delante de una picadura de serpiente, o atragantamiento, o rotura de brazo…las cosas comunes de allí. Para ello usamos elementos de uso habitual en ellos…me gustaría ver que cara pondrían si pudiesen visitar uno de nuestros hospitales.
Aquí os dejo un vídeo de nuestras clases.

El problema allí es que por desconocimiento muchos accidentados llegaban muertos al hospital por no haber sido llevados en la postura correcta o no haber tenido alguien al lado para realizar pequeños controles para prevenir cosas peores. Y la mayor parte de desplazamientos eran a pie entre los cultivos, o dentro de una cesta, en bici…

india 21 el rastreador

Los niños se lo pasaron teta con nosotros, aluciné la capacidad de aprendizaje e interés que le ponían en todo. Los adultos también pero muchas veces priorizaban el trabajo en el campo que el aprendizaje.
 
Desarrollamos mucha paciencia para todo. En la India todo va lento, muy lento, y cuando hay burocracia por medio todavía más.

india 22 el rastreador

Gracias a Marta y su mente inquieta, la cocina del hospital mejoró. Se le sacaron varias capas de mierda y se logró pintarla y darle un aspecto correcto. También pintamos las habitaciones de los pacientes para que la recuperación fuese agradable ya que muchas paredes estaban con restos secos de vómitos y mucha porquería acumulada de años.
Se cambiaron las camas y se pusieron colchones nuevos y el hospital mejoró.

india 23 el rastreador

Marta se empeñó en “educar” a la gente “salvaje” de las villas y hacerles entender la importancia de algo tan simple como lavarse las manos. Y no solo esto, muchísimas cosas más.
Yo en cambio adopté la postura de meterme en la piel de ellos y entender que nos diferenciaban siglos vista. Que las cosas hay que trabajarlas lentamente y no imponerlas. Que el trabajo allí no era de meses, sino de años y que tarde o temprano las cosas cambiarían.

india 24 el rastreador

Así que observé mucho y disfruté de cada uno de los momentos que pasé y viví allí.

A veces salíamos a dar interminables vueltas por las villas recorriéndolas en bici y al llegar al hospital nos decían: nos han dicho que habéis llegado hasta la villa X o la villa Tal…y alucinábamos porque sin teléfono ni Internet, el boca a boca, funcionaba de maravilla. Las bicis eran nuestra vía de escape para explorar y airearnos aunque por muy lejos que llegásemos siempre era el mismo paisaje transformándose con matices diferentes.

india 25 el rastreador

Pude vivir dentro de mi “pesebre” los 3 meses que necesité para recuperarme y coger energía para seguir con mi camino. Toda la gente de allí la llevo en mi corazón como si fuesen parte de mi familia y aunque no entienden que no puedo ir como quisiera espero poder regresar algún día y llevarme conmigo a mi novio para que también disfrute de uno de esos rincones que marcó un antes y un después en mi vida. Un sitio que si no te llevan de la mano no lo encuentras.

india 26 el rastreador

Os podría contar muchísimas cosas mas…porque viví de todo, desde un parto que terminó en cesárea, tradiciones de la región, conversaciones que dejaron huella, pero espero algún día poderlo hacer cuando termine un libro que empecé a escribir hace un año y que no sé si lograré terminar algún día.

india 27 el rastreador

Si tenéis oportunidad os recomiendo esta peli documental que habla de Michael y sus proyectos, yo la conseguí finalmente y al verla reviví mis emociones que están dentro de mi. Se llama Way of life y aquí os dejo con el trailer.

Si os preguntáis si al final me volví a ver con Michael, la respuesta es si, hace un año aquí en Barcelona. 5 años después de conocernos prácticamente y pude invitarlo a cenar a casa y que conociese a Alexei (mi novio) y viese mi guarida. Fue también un breve encuentro pero que seguro que cunde para los próximos años que pasen sin vernos.

india 28 el rastreador

Para los que queráis conocer más y mejor la obra y los proyectos de Michael os dejo su web. Quién sabe, a lo mejor a alguno de vosotros le apetece ir a esta zona y echar un cable de alguna manera
citta.org
 
Nos vemos la semana que viene
Namasté
 
Albertito el rastreador.

Rastreaviajes -
India, el camino de la vida
, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ultimos artículos de la categoría: el rastreador