Lo que conviene saber acerca de las princesas

VN:F [1.9.13_1145]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Una semana más Anna nos trae su sección de humor. Y esta semana nos explica todo lo que conviene saber acerca de las princesas.

Categoría: Humor
castillos 1 humor

Categoría: Humor
castillos 1 humor

Trucos y artimañas para distinguir una princesa verdadera de una falsa
 
A muchas niñas les gustaría ser princesas. Con el tiempo, algunas de ellas abandonan su pretensión y pierden la ilusión. Se dice entonces que han crecido. Sin embargo, otras persiguen este sueño como una idea fija, como su más caro objetivo. Están decididas a todo, hasta a las maniobras más sucias.
Por ello, existen ciertos trucos infalibles para reconocer a una auténtica princesa y desenmascarar a una farsante. Helos aquí:
 
- Una verdadera princesa jamás se pone calcetines, ni siquiera en pleno invierno;
- Una verdadera princesa jamás se quita la corona: duerme con ella, monta a caballo con ella, nada con ella;
- Todas las princesas, sin excepción cantan cuando se bañan;
- Una princesa no se muerde las uñas (al menos no en público);
- Las princesas son, a veces, crueles
- No todas son hermosas;
- Una verdadera princesa no come el pollo con las manos (aunque puede hacerlo con los pies).
 
Trucos y artimañas para despertar a las princesas dormidas
 
El beso parece ser el método más radical, el más eficaz, baste recordar a la Bella Durmiente y a Blancanieves.
Existen, sin embargo, princesas con el sueño pesado. En estos casos, hay un solo remedio el trombón. Un buen cubo de agua es otra buena solución.
Atención, también, a las que tienen el despertar difícil. Un príncipe imprudente pagó por su error. Cuando acababa de depositar un tierno y delicado beso sobre los labios de una bella durmiente, ésta, furiosa por haber sido despertada, le soltó con destreza un gancho seguido de un directo a la mandíbula.
Digan lo que digan, el oficio de príncipe resulta, a veces, un trabajo muy duro.
 
Trucos y artimañas para hacer callar a una princesa
 
Al día de hoy no se conoce ninguna solución para hacer callar a una princesa.
Así está la cosa.
 
Alquiler
 
Es posible alquilar una princesa.
Por un día, por medio día, por una tarde o por una semana.
Existen todo tipo de posibilidades.
 
Atención, sin embargo, cuando escoja a la princesa que le acompañará durante las vacaciones o asistirá a su merienda de cumpleaños.
No conviene invitar a la princesa Tragaldabas del Peloponeso, se comerá toda la tarta, incluso antes de que hayan soplado las velas.
Un consejo: es mejor evitar a la princesa Caprichosa es mala perdedora.
Otra cosa: una princesa habla, habla y habla sin parar.
 
Del libro titulado Princesas olvidadas o desconocidas… de Philippe Lechermeier y Rébecca Dautremer.

castillos 2 humor