La trenza francesa

VN:F [1.9.13_1145]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Una semana más Anna nos trae su sección de humor.
 
“Los campeonatos de culturismo femenino comenzaron (¿como no?) en Estados Unidos con festivales como el torneo de Miss Physiquek ( Miss Físico), que me pareció un concurso de belleza de los de siempre, pero con concursantes más musculosas. No obstante, conforme pasaron los años, las culturistas fueron haciendo cada vez más pesas hasta que los bíceps se les abultaron como cruasanes, se les marcó la tableta de chocolate y fue difícil distinguir a algunas de ellas de Arnold Schwarzenegger antes de que se convierta en un intelectual y se metiera en política.”
 
“La razón para mencionar esto reside en que la trenza francesa te obliga a tener los brazos levantados durante una eternidad y te deja completamente agotada. Las manos se te quedan sin riego sanguíneo y los brazos empiezan a dolerte; al cabo de un rato, comienzan a mecerse por iniciativa propia como los juncos de un estanque y, por último, se quedan sin fuerzas y ceden, entumecidos e inertes, a menudo cayéndote pesadamente en la cabeza y arrancándote las gafas. Pero ¿vas darte por vencida tan fácilmente o estas lista para unirte a las filas de las mujeres biónicas, las campeonas de culturismo y las trenzadoras incansables y recogerte el pelo en una trenza francesa? Bien, no esperaba menos de ti.”

Categoría: Humor
trenza francesa 1 humor
trenza francesa 2 humor

Categoría: Humor
trenza francesa 1 humor
trenza francesa 2 humor

La principal diferencia entre la trenza normal y la trenza francesa reside en que, en vez de solo tres mechones de pelo, se va añadiendo más pelo a la trenza conforme se le da forma.
Si te la haces tú, recuerda que requieres aguante.
 
Instrucciones:
1 Separa el pelo en dos partes, la de arriba (incluido los lados) y la de atrás. Sujetándole en la coronilla, divídelo en tres mechones iguales.
 
2 Para empezar, pasa el mechón de pelo que tienes a la izquierda por encima del central y pasa el derecho hacia la izquierda (como en una trenza normal). No te preocupes por hacerlo perfecto mientras aprendas. Casi todos los primeros intentos parecen obra de uno de esos tejedores de cestas ciegos la primera vez que lo intentan. Cuando ya le hayas cogido el tranquillo, podrás empezar a concentrarte en mantener la tensión y el tamaño de los mechones de pelo y las cosas mejoran un poco.
 
3 Para continuar, añade pelo sacado directamente de debajo de cada nueva sección por la que estas a punto de pasar. Coge la misma cantidad cada vez. Utiliza el dedo meñique para separar los mechones. Esto te permitirá sujetar firmemente el mechón mientras coges más pelo. Tu trenza irá siguiendo la curvatura de tu cabeza.
 
4 Termina con una trenza normal y átala con una goma.